Fiebre
 
 
Hay un fuerte magnetismo en las estrellas...
Cuando pegan su blancura en el zafir,
un vigor insoportable fluye de ellas
y nos dice, "¡Qué ridículo es vivir!"
 
al decirnos, "Tú eres pobre prisionero,
que no sabes ni pensar, ni oír, ni ver;
muere y vuela a nuestro inmenso alfiletero
y serás un metafísico alfiler".
 
Es entonces cuando el alma punza y vela;
es entonces cuando el alma se rebela
contra el burdo calabozo material,
 
y sentimos, brutalmente soberana,
repugnancia a nuestra sucia carne humana
¡y una aguda comezón espiritual!

REGRESAR

Make your own free website on Tripod.com